domingo, 27 de noviembre de 2016

UN INVIERNO EN NAGANO:PARTE VII

UN INVIERNO EN NAGANO

PARTE VII

"Renunciar a tiempo es un acto de dignidad."(G.F.Hegel)

Entré .En medio de los cables , sondas y complicados aparatos que monitoreaban los restos de actividad en tu cuerpo , yacías tú , más pálido que nunca , desnudo , con coágulos de sangre purpúrea todavía pegados en las comisuras de tu boca y en las aletas de tu nariz , entre estertores de agonía...pero lúcido.
Trágica e inexplicablemente lúcido .
Sin duda ibas a decirme algo ; clavaste una vez
más el índigo [ahora mortecino] de tus ojos en los míos , pero mi voz te detuvo:
-Lo sé todo.
No sé cómo salvé la distancia entre la puerta y tu lecho . No sé cómo me arrodillé para besarte las manos y los pies , para implorar tu perdón , para rogarte , para suplicarte que me llevaras para siempre contigo .
-Es...imposible,... Kyo-chan ...mi Kyo-chan ...mi pequeño , mi único rayo de Sol ...Tú...tú debes... vivir... ahora... Vivir ... Pero... antes... tú me... harías... un último... favor... ?
-Todo!... Todo!!! ...-exclamé , hundiendo mi rostro en la helada sábana de hospital , que olía a fármacos y a muerte .
-Quisiera...morir...con dignidad... De pie , como un guerrero... como...un...Yagami... Kyo-chan...por favor!...quítame todo esto...Ayúdame... a levantarme... Y salgamos de aquí...
En el basural que escogiste como último escenario sólo estábamos la luna creciente ,tú y yo.
Tú , con tus ropas de siempre [recuerdo tu camisa blanca ahora cárdena de sangre] , misteriosamente en pie. Debías de estar sufriendo atroces dolores , a juzgar por tu rostro , que habitualmente impasible , se contraía ahora en una penosa mueca. Pero alzaste como siempre la palma de tu mano izquierda , saludando con tus llamas de Orochi a los helados cuernos de la luna.
Querías morir tal y como habías vivido:peleando.
Peleando conmigo.
La emisión de las llamas , de suyo siempre penosa , fue más que nunca horrible sufrimiento , condena inexorable , sello ineludible de tu destino final.
Y caíste...para ya no volver a levantarte jamás. 
Corrí a tu lado. Te sostuve en mis brazos , mirando fijamente entre mis lágrimas, que se obstinaban en agolparse sin caer ,tus ojos , que , sin duda ,ya miraban sin ver.
- Kyo-chan... Kyo-chan... Este... es...el final...
Yo no podía hablar , mi garganta se reventaba en mil pedazos... Sólo podía balbucir tu nombre en un único ruego desesperado :que me llevaras contigo.
- Kyo-chan... Perdóname... por... todo... !... Gomen nasai... Gomen nasai ,Kyo-chan!...Yo... yo... yo ...TE ...AMO!... Aishiteru... Aishiteru!...Y tú.....?
- Siempre , siempre!...-exclamé , recibiendo tus palabras en mi boca , dándote entonces más besos de los que te había dado en toda mi vida.
-Sayo...nara... Kyo-chan... Gomen...nasai!...Ai...shi...teru...AI...SHI...TERU!!! 
Ai...shi...te...
Me encontraron acunando tu cuerpo muerto , como una infeliz madre que ha perdido a su hijo...
Me encontraron murmurando tu nombre bajo la luna indiferente , balanceando mi cuerpo como un lecho definitivo para el tuyo.
Me encontraron llamándote "Padre" , "Hermano" , "Amigo" , "Amante" ...dándote los infinitos nombres que te había puesto mi amor desesperado.
Así , de pronto , todo lo despreciable se volvió puro.
Alguien [no sé quién] , te arrancó de mí , me quitó la gloria muerta de tu cuerpo de entre los brazos ,...y yo lo maldije.
Lo maldije como hasta el dia de hoy maldigo este condenado mundo infame , que se regocijaba con la comedia atroz de nuestro odio , con la efusión de nuestras sangres , con el desprecio profundo por nuestra pobre condición humana... pero que nunca nos había perdonado el amor.
El amor , nuestro amor , humilde , oscuro , como la sombra triste de tus ojos anochecidos para siempre... nuestro gran crimen sin redención ...
["Iori ...Mi vida , mi muerte , mi noche eterna , mi dolor ....Mi pecado... Iori ..."]
Ahora ,que por fin te conocía , te había perdido para siempre.
Cuánto habías amado , y cuánto ME habías amado!
Cuánto habías dado...y cuánto...oh,cuánto!!! ME habías dado!
Todo. Tu vida , tu alma bella que nadie conoció jamas hasta el final. Tu dolor. Tu martirio. 
TODO!
Te llamé ; desde mi garganta seca grité tu nombre ; no podía llorar... sólo gritar tu nombre simple , escueto como tu vida ... sencillo como tu alma buena que te obstinabas en ocultar , arrastrándote por el lodo , para borrar todo aquello que pudiera inspirar piedad...
[Lejos , bien lejos , estaba dormida la ternura...]
Y yo era el maldito. No tú , sino yo ... y nadie mas que yo.
Me arrancaron del pecho tu cuerpo adorado , el consuelo frío de tus despojos.
Y alguien más [tampoco supe quién] , me desmayó de un golpe , de un solo golpe , para que no sufriera.
Inútil prevencion. Vano , estúpido esfuerzo.
Yo sufría aún en mi inconsciencia , lloraba en mi sueño , como un niño hambriento brutalmente arrancado del seno palpitante de su madre...
Te llevaron a la morgue , a una fría mesa de autopsias , y qué sé yo cuánto horror más tuviste que sufrir después de muerto.
No te dejaban en paz. El mundo se divertía con los despojos de tu cuerpo.
No importaba ni siquiera el dolor de tu sublime sacrificio.
Los Yagami [los pocos parientes que aún te quedaban] no quisieron hacerse cargo,arguyendo que tú habías dado la espalda a la familia...y menos todavía cuando supieron que morías pobre , sin un céntimo...
Todo lo habías dado.
Ese nexo invisible entre los desgraciados y tú... entre la miseria y tú...
Lo diste todo a manos llenas.
Y ahora no había en el mundo un sitio , un lugar para refugio de tus huesos.
Lo diste todo , a oscuras y en silencio.
Te fuiste humildemente ...tal y como habías vivido ... 
También en silencio.
Todas tus posesiones al morir se reducían a la ropa que traías puesta , tu ropa de siempre ;tus gatos , [Kiri y Tsunami ], que tanto amabas; tu vieja guitarra ;una cajetilla de cigarrillos a medio fumar ;una botella de sake... y cincuenta céntimos.
Tú ya lo sabías todo de antemano.
("Entonces...para qué?...")
Y así lo diste todo.
Te amé , te adoré ;besé tu cuerpo profanado e insepulto ,rígido ya e irremediablemente frío... Todo tu cuerpo... todo ...
Y fue el momento más sublime de mi amor,créeme... 
["Pero si tú ya lo sabes!..."]
Y finalmente te traje conmigo aquí , a dormir en paz bajo el árbol donde tu pájaro amigo se posaba para volar enseguida hasta la palma de tu mano , para alimentarse de ella , como yo me alimentaba de tu boca y de todos tus rincones vedados y secretos. 
Para llevarse poco a poco los trocitos de tu alma , y devolvérmela entera , como ayer , como hoy , como esta tarde...
Allí , bajo el único árbol que se yergue junto a TU ventana , está la sencilla piedra desnuda con tu nombre , sólo tu nombre , sin apellido [para qué?...] , sin inscripciones... sin leyendas...
Sólo tu nombre inscrito en la luna creciente.
Como sé que tú lo hubieras querido.
Para siempre.




UN INVIERNO EN NAGANO

PARTE VI

"El valor esencial está precisamente en la capacidad de permanecer al acecho en las tinieblas de la muerte y la inquietud."
(Mishima Yukio sama)




La última pelea, cara a cara, en aquel país extraño y lejano, después de no cruzar palabra alguna, fue la culminación de mi odio, del apremiante deseo de venganza que latía conmigo...
De mi amor herido y airado.
Comediante infame, absurdo payaso, simulador artero, bestia de apariencia humana, cobarde asesino de sueños...
Cada insulto se volvía un golpe.
["Pero...Por qué no te defendías???!!!"...]
Recibías los golpes y los insultos, el furioso enjambre de ira y palabras que partía al unísono de mis músculos y de mi boca...Te sacudías, siempre de pie, regando de púrpura cada vez más densa y oscura la inmensa vacuidad del suelo.
Tu rostro era una masa informe de carne sanguinolenta, resultado del embate frenético de mis golpes, que, como estocadas, buscaban tu muerte con la alegría brutal que suponía tu sufrimiento previo.
Quería verte padecer, ponerte de rodillas, contemplar cómo vomitabas con los postreros restos de tu sangre una última súplica...
Cuando finalmente caíste, arrastrando contigo los despojos de mi odio, y de mi desesperado amor, hubo un grito unánime de sentencia de muerte en todas las voces.
Un deseo de destrucción que flotaba desde siempre en aquella atmósfera casi circense que rodeaba la arena, se hizo vibrante llamado de muerte["Ay de los vencidos!", como en la antigua Roma].
Todos estaban ansiosos por asistir a tu derrumbe final.
Me acerqué a tu cuerpo caído.Tu cara era una máscara impasible bajo la sangre cárdena y espesa que brotaba incesantemente, coagulándose al instante...
Me acerqué, sí, para asestarte el golpe final.
E inexplicablemente...no lo hice.
Te miré a los ojos, y luego volví la espalda, coronando , en un solo gesto , toda la carga de mi desprecio.

VIII
Fue un año largo de beber olvido en la boca del hombre que ocupó tu lugar como mi amante.
Cuando supe que, una vez mas, tu complexión vigorosa, privilegiada, te había salvado de una muerte segura, te juro que me alegre muchísimo.
Sabía perfectamente que sufrirías aun más si morías finalmente víctima de tu propio e inexorable destino...
.........................................................................................................................
Estábamos todavía en el corredor del teatro , escuchando comentarios y desmentidos , observando el ir y venir de los oficiales de policía que trataban en vano de contener la embestida de tus fanáticos en su delirio final , y de hombres vestidos de blanco ... y más hombres vestidos de blanco ... los tubos de oxígeno ... el desfibrilador ...el plasma ...
[" Y yo ...qué esperaba para dar rienda suelta a mi rabiosa alegría ?...Acaso suponía aún haberte conocido alguna vez ?"]
No recuerdo ni por asomo cómo fue que el menor de los Bogard se acercó a mí , y tomó mi brazo con su brazo enfermo , sacudiéndome un poco , y luego me dijo :
-Todo ha sido por ti . El fingió que nunca había sentido nada , quizás también un poco para engañarse a sí mismo ... pero fue por ti.
-Pero...De qué estás hablando ?!...Qué es lo que dices ?!..
["Para qué ???!!!... POR QUÉ ???!!!...]
-Lo que oyes . Lo hizo para salvarte . Para dejar intacto eso que tú valoras tanto ... eso que llaman..."honor"- Andy hizo un gesto de náusea - Leyó todos tus escritos , y le pareció que habías ido demasiado lejos , que ya no podrías regresar ... si él mismo no hacía algo al respecto de inmediato . Con Terry lo encontramos aquel mismo día , en el baño del avión charter , cuando íbamos al torneo , tendido en el piso como un mendigo miserable , intoxicándose con el fantasma de tu recuerdo , mucho más que con las sustancias que se inyectaba , rogando que tú jamás conocieras la verdad : que había renunciado definitivamente a ti para salvarte , para proteger tu honra ...El jamás hubiera querido ver tu nombre arrastrándose por el fango... 
En medio de la obnubilación que la sustancia le provocaba , con esa mirada de adicto que entonces tenía , aquella vez nos lo refirió todo.
Y nos suplicó encarecidamente que jamás te lo dijéramos . Nosotros [yo , al menos] ,nunca hubiéramos creído que un hombre como él fuera capaz de suplicar nada a nadie .Pero así fue.
Mi hermano y yo estábamos obligados a guardar la promesa: él nos había ayudado siempre , sin preguntarnos jamás nada...

Creo que no escuché las últimas palabras de Andy... Creo que solamente las inferí ...
Corrí. Corrí al auto de Robert , quien me siguió y se obstinó en acompañarme.
Volamos al hospital.
Allí , en el último piso , se desarrollaba el acto final de tu trágico destino.
Me sorprendió ver a un sacerdote católico paseándose por el corredor ; sin duda , no era por ti . Siempre fuiste un descreído , un blasfemo más que un ateo , y aun renegaste de la vieja religión de nuestros antepasados . Cuando me veías orar ante el Shinto , implorando su protección o su benevolencia , reías:
-Crees acaso en serio que un montón de huesos podridos hace siglos podrán escucharte , Kyo-chan?
El sacerdote se acercó a Robert , y le dijo algo . Parecía realmente compungido .
-Kyo...-Robert sacudió suavemente mi cuerpo , que me pareció entonces de otro , extrañamente ajeno -El padre Flanagan es el destinatario de los seis millones de dólares del cheque por adelantado que pidiera Iori . Dirige un hogar para niños abandonados , aquí , en Tokio:un refugio para los chicos y muchachos de la calle ... Iori ha sido siempre su principal benefactor... El siempre le había rogado silencio acerca de esto , pero , ante lo ocurrido , el padre quiso venir a ver personalmente cómo estaba...
Apareció un médico ;frío y grave , como todos los médicos.
-Sólo un minuto.

UN INVIERNO EN NAGANO:PARTE IV

UN INVIERNO EN NAGANO

 PARTE V



En una media tarde gris de otoño nos cruzamos en una calle ,de coche a coche ; apenas alcé la vista para mirarte. Creo que tú ni siquiera me reconociste.
["O tal vez sí me reconociste .Pero tu boca estaba cerrada para siempre... aunque yo aún no lo sabía..."]
Dolió muchísimo , me arrancó del agradable sueño al que me aferraba día a día , y me puso de pie en medio de la realidad . 
De una realidad que me causaba espanto.
["Y eso que yo aún no te conocía!..."]

IX
(Nagano , Febrero 8 , 2007]
No te he escrito en varias semanas ; perdóname. Pero es que lo que tengo que decirte es demasiado cruel.
Era a mediados de Diciembre ,según creo ,porque recuerdo perfectamente aquella cena con motivo de mi cumpleaños , en compañía de Benimaru y Joe Higashi [ambos eran amantes por aquellos días] ,en casa de Robert , en Osaka...la casa que compartíamos desde hacía un año atrás.
Aparte de referirnos cómo Shingo Yabuki había huído finalmente a Corea con Kim Kaphawn ["Cielos! Shingo era poco menos que un niño!"],a despecho de todas las suposiciones que indicaban que el así llamado "Maestro de Justicia" no deseaba prolongar su relación con el joven por no herir aún más sus sentimientos [y , acaso , los propios] , Benimaru me dijo ,como al pasar , que tocarías con tu banda en Tokio dentro de unos siete días , en una función especial de Navidad , como culminación de tu gira mundial.
Me parece ver todavía nítidamente el rostro ensombrecido de Robert , diciendo que él no podría eludir el compromiso de asistir , pues la corporación que su padre presidía [y de la que él era vicepresidente , principal accionista , y representante absoluto en Japón] , auspiciaba el evento. Tambien mencionó el cheque por seis millones de dólares que habías exigido como condición previa para tu presentación , y que , misteriosamente , no aparecía a nombre tuyo , ni de ningún otro miembro de la banda... Ni siquiera a nombre de tu representante...
["Seguro se trata de algun nuevo e ignoto amante" , pensé. Pero , en realidad , era una prueba más de que yo no había llegado jamás a conocerte.]
Robert palideció cuando le dije que lo acompañaría.
Esa misma noche , en la intimidad de la alcoba , me preguntó al menos unas diez veces si me hallaba dispuesto a hacerlo , si realmente estaba seguro de lo que había dicho.
-Desde luego . La deuda de sangre acabó con su derrota , y fui yo mismo quien tuvo el privilegio de humillarlo frente al mundo . En cuanto a lo otro...Quién puede ser tan tonto como para pensar por un solo instante en alguien que no ha hecho más que fingir continuamente , como parte de un plan urdido solamente para provocar su destrucción?
[Y yo estaba convencido de lo que decía , créeme. O , por lo menos , me sentía capaz de fingir muy bien , como el más consumado de los actores.]
Por eso insistí para que aquella noche fuéramos al teatro.
...............................................
Yo me sentía bastante tranquilo , resguardado. Robert era para mí como una muralla.
Lo único desagradable que podía percibir en el ambiente era la presencia de aquellos dos extraños hermanos , los Bogard. Yo ignoraba que estuvieran de regreso en Japón. A Andy lo noté muy desmejorado . Se apoyaba en su hermano para caminar , y sus ojos , antes tan extraordinariamente claros y brillantes , parecían carecer de vida propia.
Pobre "Lobo de Plata"! Jamás había sido objeto de mi simpatía personal , por un sinnúmero de razones , pero ,viéndolo ahora , presentía que su final también acaso estaba próximo... y que el nombre de su mal era impronunciable.
Me saludó débilmente , apenas rozando mi mano , mientras Terry me la estrechaba con aquel afecto brutal de siempre.
Nos separamos. Robert y yo nos ubicamos en un palco , con Ben y Joe , apartados de la legión zoológica de tus seguidores , de aquella triste fauna de adictos , depravados y perdedores que veian en ti a cada uno de ellos endiosado sobre el inútil pedestal de un escenario.
Gritaban tu nombre . Te adoraban . Te construían un altar con su infortunio , con sus frustraciones , con la euforia que los impulsaba a gritar su fracaso para que tú lo pusieras en música y palabras.
Debo reconocer que tenías un gran talento. Tu voz arenosa , grave , densa como tu sangre , y que parecía hecha a propósito para cantar con cinismo a los infortunios de la vida ; tus largos dedos que arpegiaban en seco las gruesas cuerdas de tu Rickenbacker , hiriéndolas , golpeándolas sin piedad , como cuando te enfrentabas a tus infortunados rivales ["Tan sólo estoy ayudando a tu suicidio"...] ; tu presencia , que era imponente , a pesar de que tu estatura [un metro y ochenta y cinco centimetros] no excedía mucho de lo normal... Quizás la clave estuviera en la línea perfecta y dura de tus largas piernas , y en la insólita amplitud de tu pecho...
Todo :cinismo, sarcasmo , crueldad , impasibilidad y desborde...
Todo arrebataba a aquellos desgraciados que hubieran vendido su alma por un roce de tus dedos...Qué va! Por una sola mirada de tus ojos de índigo violento.
Yo evitaba mirar tu cara , y me guiaba por ciertos comentarios que Benimaru le hacía a Robert : sin duda , estabas bastante cargado de sustancias prohibidas ,y ,tal vez ,también estabas ebrio. Se te veía mal , como caminando al borde del abismo... pero esta vez con un pie en el vacío.
Fue en uno de los últimos temas , cuando te quedaste solo , casi improvisando , bajo los reflectores azules , y el silencio de la sala se hizo ominoso , y sobre tu cabeza volaron las alas de un oscuro presagio.
La letra hablaba de olvido y de renunciamiento , de una obsesiva necesidad de provocar rencor , dolor , desprecio...
Y pude reconocer , herido , la melodía de aquel invierno en Nagano.
Intempestivamente , arrancaste de cuajo la primera cuerda. Y seguiste tocando . Alli fue cuando empecé a mirarte a la cara , y noté que tal vez tú me veías , y buscabas mis ojos.
Y tuve miedo.
[Si!... Yo , el "heredero del valor y del honor de los Kusanagi" , el mismo que te había vencido un año atrás , dejandote prácticamente destrozado en la arena...yo ,sí...tuve miedo!!!)
Entonces arrancaste la segunda cuerda . Tu grito se hizo más fuerte , como si te desgarraras.
-Algo no anda bien aquí- comentó Joe Higashi ; pero yo ya no escuchaba nada. Sólo tus dedos masacrando las dos cuerdas restantes , de la misma manera en que habías masacrado siempre tu vida... y la mía.
Y vino el tercer corte , y el delirio de tus fans , y tus ojos clavados en mí , demencialmente , desaforadamente ...
Despiadados...
Y tu risa , tu maldita risa de hiena cínica , que yo podía oír aun por sobre el formidable estruendo de equipos y amplificadores.
["Me engañaste , actor inmundo!"...]
Entonces...
La cuarta cuerda se llevó tu cuerpo , que cayó exánime , arrojando un magma púrpura y rojo violento por tu boca , tu nariz , tus oídos , tus ojos...
Te desplomaste justo a los pies del aterrorizado baterista , golpeando ruidosamente tu cabeza contra una distorsionada sinfonía de platillos deshechos.
El público [claro!] pensó que todo aquello era parte del show.
[Las sirenas que pudieron oírse poco después indicaban lo contrario.] 
Era tu agonía. Las arterias habian empezado a reventarse una tras otra , cansadas de soportar el paso atroz de los golpes de tu sangre.
 Te maldije.Te llame:"Hiena", y juré y perjuré que te destruiría de la peor manera, hasta verte arrojar por la boca la última gota de tu sangre nefasta, de aquel maligno tósigo del que tu propio cuerpo extraía aquello que tantas veces me habías dado...aquello que entraba , quemando , a mi cuerpo, que envenenaba mi boca como un licor de muerte, cuando debería haber sido elixir de vida.Segregado por tu cuerpo, saturaba mis labios y mi lengua, haciéndome cada día más y más adicto...Yo lo buscaba como un niño hambriento, o como un peregrino en el desierto que abre su boca a la gota de agua...sin advertir que es tan sólo un espejismo.
Consideré, horrorizado, que , ya que todos los fluídos de tu cuerpo estaban en mí, yo también era un maldito.
["Pero yo no te conocía!!!")

UN INVIERNO EN NAGANO:PARTE IV

UN INVIERNO EN NAGANO

PARTE IV



Aquella tarde te quedaste en mí más de lo acostumbrado.
Creo que me adormecí, acunado tibiamente por el calor de tu cuerpo, por el inmenso refugio de tu pecho, por el fuego de la vieja chimenea y el aroma de las almendras tostadas.
Te quedaste en mí, abrazándome junto con tu guitarra.
De pronto...
-Mira!...Mira allí, Kyo-chan!
-Aaah?...Iori?...-yo frotaba mis ojos somnolientos, como saliendo a duras penas de un ensueño divino.
-Allí, allí!...Sobre aquella rama del árbol seco!Mira!
Y te levantaste de un salto, y abriste la ventana.Un soplo helado entró, pero no tenía importancia.
-He..heey!...Muchacho!...
Me levanté detrás de ti, y observé la rama que daba justo frente a la ventana.
Un pájaro solitario de cabeza roja estaba alli.
Un cardenal de invierno.
-He...heeey!...Cabeza roja!...Eres un cabeza roja, como yo!
Tomaste unos mendrugos que había sobre la mesa, y los pusiste en la palma de tu mano derecha.
-Ven...ven aquí, muchacho!...Ven!...
Inexplicablemente, el pájaro voló hacia ti, se posó en tu palma, picoteando los mendrugos, recibiendo tus caricias.
-Buen chico!-tu voz sonaba extraña, cálida;las inflexiones de tu garganta, hecha a golpes, furia y aguardiente, se dulcificaron de pronto.Yo creo que, por un instante, te volviste un niño.
Cuando finalmente el pájaro se echó a volar, le diste un último mensaje:
-Llévame contigo cuando me haya ido.
Yo comprendí que aludías a tu prematura muerte, que inexorablemente se acercaba día a día, minuto a minuto, haciéndote apurar todas las gotas amargas de la vida.
No pude hablar, no pude inventar ningún consuelo, porque yo mismo no lo tenía.
Repetiste aquella frase varias veces:
-Llévame contigo cuando me haya ido.
Y es este mismo pájaro que ahora toma los mendrugos de mi mano, el que tiene, el que lleva algo de ti.
Algo de ti que se me escapa cada vez que rompe a volar lejos, llenándome de angustia...
["Y si mañana no regresara?..."]
Todos sabíamos que estabas predestinado a morir muy joven.Ningún ser humano normal hubiera podido resistir los golpes de tu sangre anómala, infecta...el peso, la horrible presión de aquel denso fluído cárdeno que llenaba tus arterias y tus venas, condenándote a ser un hipertenso crónico.
Sin embargo, resististe.Demasiado.Obstinado, terco, te empecinabas en resistir, en tu intento de coexistir con el nefando enigma, Orochi...
Pero el enigma latía, ciego, en cada una de tus venas, en cada gota de tu sangre.
Luchabas, caías, vencías...Por algún breve tiempo lograbas escaparte.
Luego...
Destruías...y te destruías.
........................................................................................................................
VII
El invierno se disolvió en primavera con los últimos restos de  la nieve.
Y tuvimos que regresar a nuestra ficción cotidiana.
Entonces...Entonces fue cuando...
Perdóname por recordártelo.
Pero no puedo olvidarlo.
No puedo ni podré jamás sepultar en mi memoria tus palabras de rechazo, la burla atroz de tus ojos volviéndose brutalmente púrpura y carmesí, las oscuras inflexiones de desprecio en tu voz ajada por el alcohol y la tormenta interior que consumía sin piedad los retazos de tu vida.
Ah!...Te odié con todas mis fuerzas cuando me dijiste, con aquella habitual frialdad, capaz de volver de piedra el alma:
-Todo este tiempo he estado fingiendo...Lo sabías?...
Y repetiste las frases brutales con la mayor de las indiferencias;la sorna se hizo mueca de muerte próxima en tu boca...
Mi última esperanza se deshizo.
Te creí, por supuesto.Hacía mucho tiempo ya que había aprendido que nada debía asombrarme, viniendo de ti.
...................................................................................................................................................................................
Esto último jamás lo hubieras imaginado.
Durante todo aquel año,Robert García fue mi amante.
Otra cosa,claro...Casi éramos amigos,más que amantes:conversábamos horas enteras sentados junto al fuego,ocupándonos de Arte,de Música,de Poesía...Caminábamos juntos por mil y una playas desiertas,y por el viejo bosque de gingkos y eucaliptus que rodeaba la casa...
Yo solía escribir mis versos mientras él tocaba el piano , con su eterno vaso de whisky , y su sonrisa franca.
Robert... Su colección de automóviles de lujo , su amor por las Artes , su presencia de hombre de mundo...
Fui feliz a su lado? 
Por supuesto que no.
Pero creía serlo unas doce horas al día , y aun buena parte de la noche... hasta que nos acostábamos juntos y hacíamos el amor.
Allí se quebraba todo.
Acaso era Robert un mal amante? Oh,no! De ninguna manera! Robert era un amante perfecto :sereno , suave , pleno de ternura , con esa calma lentitud de un atardecer mediterráneo , fiel a su espíritu , cálido , envolvente como el viento siroco de su tierra natal... Delicadamente sensual y apasionado...
Creo que él tampoco llegó jamás a amarme ; yo sabía muy bien que el nombre de Ryo Sakazaki bastaba para sumir su clara y luminosa [aunque un tanto melancólica] naturaleza de meridional en un cono de sombra.
Pero era diferente: él soportaba las consecuencias de una negativa por el temor a la absoluta timidez de aquel noble joven de índole más que bondadosa , cuya principal preocupación pasaba por no cargar una pena más sobre el corazón paterno. 
Yo , en cambio... 
Yo venía de una tormenta furiosa , de un vendaval que me dejaba el alma expuesta , despojándome de todo intento de defensa , de toda tentativa de resguardo.
Yo venía de un huracán llamado Iori Yagami.
Benimaru Nik[k]aido , que fue el único que siempre lo supo todo , me lo hizo notar , en una tarde de verano , mientras paseábamos por una solitaria playa de Okinawa , adonde habíamos ido a pasar las vacaciones ,pues Robert acababa de comprar allí una hermosa propiedad , situada frente al mar.
-Pienso que Robert es lo mejor que pudo haberte sucedido , amigo miío . He vuelto a verte reír , a mirarte a los ojos sin miedo a ver ese velo de dolorosa incertidumbre que los cubría...
Sí, sin duda . Robert fue lo mejor que pudo haberme ocurrido por aquellos días . Pero , por supuesto , todos sabíamos que no era para siempre.
A veces , cuando nos visitaba ,[y lo hacía con bastante frecuencia] , el siempre inquieto y diligente Benimaru soltaba , como al descuido , algunas frases relativas a ti y a la gira mundial que estabas llevando a cabo con tu banda. Yo aparentaba la mayor de las indiferencias ,aun cuando veía por la televisión o leía en los periódicos los escándalos que rodeaban a cada una de tus presentaciones.
"Iori Yagami , arrestado por posesión y tráfico ilegal de sustancias prohibidas" , decia una noticia proveniente de Londres ; otra noticia , desde París , señalaba la acusación de abuso deshonesto presentada por el padre de un muchacho de quince años ; en otra , desde Nueva York , "una formidable pelea en el Bronx deja a dos infelices en coma , y uno de ellos muere a consecuencia de los golpes recibidos"...
Así .Siempre así . Ese eras tú.
["O no? O simplemente yo no te conocía ? "...]