Escritos,historias y locuras.

jueves, 1 de diciembre de 2016

USTED...EL QUE VOLVIÓ DEL FRÍO

USTED...EL QUE VOLVIÓ DEL FRÍO

(TERCERA ENTREGA DE LA SAGA "SIETE LUNAS DE AMARGURA) 

(Una Historia decididamente Kitsch)



Yo no sé si han sido las espinas,o las piedras oscuras,o el brillo que morosamente surge de su silueta ondulante y esquiva.Es plata?Es oro?
Oro de tontos?
No,qué va!
Es....Usted...Sólo Usted.Es su linaje escapándose por las sutiles miradas de rubí;es la soberbia mano que se alza para señalar ,para ordenar,para destacar...Es su voz de miel y seda,una mezcla de la sensualidad que tienen las avellanas tostándose al sol con el canto plañidero de una guitarra lejana.
Sí.Usted.
Y yo...yo.....Debo confesarlo:aunque tengo algo suyo en las entrañas,no puedo comprender cómo he osado posar mis ojos tan siquiera en la sombra de sus pasos.
Digo...si sus pasos tuvieran sombra.
Porque en este lugar(sangre y piedras negras y un frío que aún congela,a pesar del cambio de estado)ya nadie tiene sombra.
El sol quedó muy lejos.La Tierra quedó arriba.A un lado de este lugar se extiende la franja que conduce a un cielo que jamás será alcanzado por ninguno de nosotros.
Ése,y no otro,es todo mi consuelo:yo no veré el firmamento ni contaré las estrellas que lo habitan.
Pero tampoco Usted.
Ayer,o el otro día(yo no sé cómo contar los días,el ayer,el hoy,el mañana o el futuro inmediato,fugaz o remoto en este sitio sin tiempo)canturreaba yo una tonada vulgar y asquerosamente remanida.
Usted se detuvo a escucharme,sonriendo,mueca burlona y gesto curioso,apuntando a sus sempiternos parásitos,que,ellos también sin sombra ni destino,siguen obstinados en rodear su figura,como conformándole un círculo de obsecuente ,bajuna idolatría.
Usted posó sus ojos en mí.Quizás fue un escarlata sin malicia alguna.O quizás no.
Se detuvo a escuchar mi voz ,una voz morena y grave como los gemidos de los dioses antiguos,sintetizada en las máquinas que alguna vez me dieran vida.
-Bonita cancioncilla-dijo,con su tono cínicamente cristalino.
Y abrió los brazos,y parodió una reverencia.Con una sonrisa de mofa prendida de los labios.
(La malva de sus labios! ¡Ah,quién pudiera...!)
-No canta nada mal para ser un bicharraco-dijo uno de los pingajos de su reducida corte,y escupió al suelo.
-Soldado Dodoria!Modales...por favor!
En aquel "Por favor!" se concentraban todas sus amenazas pasadas,presentes y por venir...sin contar con las mías(nada desdeñables por ser quién soy).

Ah,perdón!No me había presentado antes,amigo lector....
Yo....No soy nada ni nadie en realidad,ya que no he sido parido ni engendrado,sino mezclado en un crisol mecánico por la demencia que generara un deseo perpetuo de venganza ,eternamente insatisfecho.
Soy un androide....biológico.Mi cuerpo es una mezcolanza informe de células abigarradas sin sentido alguno.Una máquina de matar,diríamos,a la que,por error,se colocó un corazón tal vez humano.
Y ésa constituye toda mi presente(y eterna,claro) desgracia.
No tuve madre,ni padre,ni familia,ni nada...ni los tengo en este sitio al que fui enviado por la casi angélica intervención de un niño.
Sí,amigo lector:yo,el perfecto,el acabado,el poderoso...fui vencido por la audacia de un corazón de niño.
No le odio.No puedo.Si hay rencor en mi corazón,es contra aquel que me creó yuxtaponiendo despojos.
Pero he olvidado hasta ese detalle.Porque,amigo lector,aunque parezca ridículo,totalmente kitsch,demodé...anticuado y hasta sea una absoluta cursilería sin sentido alguno..yo..amigo lector...me he enamorado.
Hecha la salvedad y las presentaciones de rigor,vuelvo a deshojar la flor de mi tristeza,una emoción,un sentimiento que jamás creí capaz de experimentar en modo alguno.
Voy por este infierno de piedra y espinas canturreando la única canción que me he aprendido de memoria,no sé cómo ni sé dónde.
Voy por estas calles interminables de negrura buscando una luz granate y amatista,que se me niega como el agua al infeliz que sucumbe ante un espejismo en pleno desierto.
Sé que su esencia es la calcomanía del frío.Sé que su alma(si es que alguna vez la tuvo) se rompió en mil pedazos,hecha añicos contra el muro de su propio e inconmensurable orgullo.
Sé que es de puro hielo,y que no existe ni ha existido jamás quien pueda revertir la gélida distancia que Usted mismo dibuja entre el mundo y su interminable apatía.
Y,sin embargo.....somos bastante parecidos.
Hoy he cantado a voz en cuello,permitiéndome acompañar mi canto con el temblor de mi cuerpo,de mis manos, y con el llanto de mis ojos secos....
Hoy he cantado para Usted,suplicando por una mirada,por un gesto,por una mano extendida...por algo que trepe la escollera de mi propia soledad.
Y hoy ha ocurrido algo.Un hecho simple,de una sencillez conmovedora(permítaseme el uso del adjetivo,aun sabiendo que no he sido capaz de conmoverme jamás).
Usted se ha acercado,con su paso ondulante:
-Cantas bien,muchachito.
Una risita burlona remata la frase,ahogada por la mano que cubre inútilmente su mueca de satisfacción y desprecio.
-Gigantón...Gandul....para quién cantas?
Reúno los restos de mi vejado honor,y respondo:
-Yo canto para usted.
-Para mí?De veras?
Hace una pausa de incredulidad,y rompe a reír a tambor batiente,aunque suena más bien como un repiqueteo nocturno de marimba.
-Soldado Zaarbon!Soldado Dodoria!...El "androide perfecto"(hace una pausa socarrona)...dice que canta..para MÍ!
Podria quebrarle hasta la última coyuntura de un manotazo,pero me contengo.
(Esto será lo que los humanos llaman"un amor despechado"?Vaya uno a saber!)
Los ovejunos personajes llegan en un abrir y cerrar de ojos,y hacen coro a las carcajadas:una es altisonante,como un batintín desafinado;la otra es gangosa como el sonido de un sapo quejándose en el barro.
No lo soporto,pero estoicamente permanezco en mi lugar,ligándome a mí mismo para no destrozar cuanto tengo a mi alcance.
-Canta para que mis soldados te escuchen,grandulote.-me guiña un ojo-Y te prometo que luego tendrás tu premio...Vale?
No puedo hacer otra cosa sino obedecer.como el autómata que soy(aunque sea el producto de un sofisticado experimento biológico,eso y nada más es lo que soy ).
Canto a voz en cuello,muevo los brazos hasta extenderlos completamente,en cruz,como esperando un sueño que,remiso,nunca llega.(Como una pluma en la niebla)
-Precioso,precioso!
Es Usted el que grita en tanto aplaude.Los otros ríen,y se alejan,meneando ridículamente el trasero,como si fuesen dos figurines absurdos en una revista barata.
Luego es Usted el que se acerca a mí.
-Quiero volver del frío...Sabes,grandulote?
No atino a pronunciar palabra.
-Quiero volver a saborear una copa de buen vino...Dulce,preferiblemente....dejándome caer sobre el terciopelo de una chaise longue,en tanto aspiro la sutileza de una mezcla rara de perfumes.
Quiero volver a verme cubierto de violetas frescas,o sumergido en la espuma de un misterioso océano en donde no existan ni el miedo ni el fracaso.
Quiero....
Lo interrumpo:
-Todo eso....cuándo y dónde?
El suspiro me envuelve como un bálsamo de silencio.
-En tu voz,grandulote...en tu voz....!
Y me quedo mirándolo,sin atinar a hacer nada.
-Repite los últimos versos...por favor...
Lo hago.Se acerca.Tiemblo.Mis rodillas,al chocarse entre sí,hacen un ruido que se me antoja horrible.
-Repítelos de nuevo...Grandulón....tunante....ladronzuelo....Peleador romanticón y malogrado...
Y juro que lo intento,a pesar de mi furia,pero un suave trago de púrpura me cierra la boca.
Sí,tiene razón.Soy un fracaso,un romántico fuera de hora,un sentimental tardío y estúpido.
Usted tiene razón,como siempre.Y más aún ahora,que,por fin,volvió del frío.

(Fin de "USTED,EL QUE VOLVIÓ DEL FRÍO")



Publicar un comentario