jueves, 1 de diciembre de 2016

CARTA A UN GUERRERO SIN NOMBRE:CAP V:"MEMORIAS DE YUNZABIT"(PRIMERA PARTE)





CARTA A UN GUERRERO SIN NOMBRE

CAPÍTULO V: MEMORIAS DE YUNZABIT:(primera parte)

Fue como un relámpago,como una luz fulgurante.Estaba ciego.
-Basta ya,basta ya!Gohan!!!Maldita sea!!!!Detente!!!!
("No puedo arrancarme el corazón del pecho,como me arrancaría un brazo,o una oreja.")
Asió al joven por las axilas,prácticamente levantándole en vilo,.y luego lo arrojó violentamente de sí.
El cuerpo de Gohan cayó pesadamente al piso,en un estado de semi inconsciencia.Jadeante,bañado en su propio sudor,acre,rancio,Piccolo se irguió con furia.Su capa onduló en el aire viciado de humo y aroma aún fresco de castañas.
Y entonces escuchó la voz.Era una voz de niño que surgía del cuerpo del joven que se hallaba tumbado frente a él,en posición fetal,gimiendo sordamente,temblando:
-P...por favor...N...no se vaya!No me deje a... aquí....solito!
"Solito".La palabra en sí fue como una puñalada artera,como una mala jugada de la memoria , como un recuerdo hecho sangre en las letras del diminutivo.
Eran las mismas palabras,dichas exactamente por la misma voz.
En su delirio casi de agonía,Gohan,el hombre, se había convertido de nuevo en Gohan  niño.
Aquel hombre joven que podría matarlo,si quisiera,con un solo dedo,había elegido volver al recóndito escondrijo  de su infancia perdida.
Piccolo se llevó ambas manos a la cabeza.,que parecía que le estallaba.Eran los mil y un silbidos de todos los hombres y de todas las máquinas:de los hombres transformados en máquinas...Era como un rechinar de millones de dientes,creciendo en volumen hasta volverse insoportable.
Entonces se abrieron las memorias,el ofuscado silencio se rompíó como un cristal estrellándose contra el muro que,tal vez casi sin ser consciente de ello,él mismo había construido.
........................................................................................................
Era un desierto de piedras y arena.Eran las arenas que la vida arrastró,sin piedad.Era como la sangre en las rocas.Y el mar estaba lejos.Muy lejos.
Un niño abría los ojos .Y el desierto callaba.
Ynnzabit,...Yunzabit......Sólo ese nombre y un cristal estallando dentro de su cabeza.
Memorias.Otros mundos.Un cielo rojo poblado por aves imposibles,y árboles de estrecho tronco y volantes copas azules. .Cuatro soles de fuego. Y la sed. Y el silencio.

Una raza guerrera envilecida por sus propios vicios:carne desgarrada,,voracidad,soberbia...Muerte.Olor a muerte rodeándole,y una voz que murmuraba palabras sin sentido en una lengua desconocida .
Una promesa rota.Él...ascendiendo,Él...dividiendose.Él......viendo en los ojos de su doble la sanguinaria máscara de una agonía sin final.
La piel es verde;los ojos son negros,Los brazos y piernas caen y vuelven a crecer en medio de una pastosidad nauseabunda  de  color indefinido.
El Doble.Él...y el OtroNo él...sino el Otro!!!
Milenios de luchas,de orgías espantosas,de delirio carnívoro,de sed inextinguible.La arrogancia que había sido condenada por los dioses....si es que los dioses existían,y,si ello era cierto,si es que realmente se habían acordado de ellos.
Un ascenso lento y doloroso,y un descenso veloz cuyo final eran las puertas del infierno.
Una raza caída a causa de sus espantosos vicios(crueldad,voracidad,lujuria,orgullo,avaricia)había sido finalmente sentenciada a muerte.
El último manotazo del ahogado ..Él era ese último manotazo del ahogado,cuyo nombre ya ni recordaba!!
Lo olvidó en Yunzabit,aquel desierto interminable de piedras y arena,en medio de  la sed inextinguible,,del viento..  y bajo el único sol (ahora era uno solo!!!)que alumbraba débilmente los días y rehusaba prestarle su luz y su calor durante las largas noches de invierno.
Su mitad ascendida,y su mitad despreciable,frente a frente,luchando,en tanto las estrellas mudas repetían un estribillo indiferente.
Y hubo de aprender,forzosamente ,a odiar su destino de animal-planta,se sér ambiguo,de monstruosidad anómala....Anómala hasta para uno de su propia raza.
Y así fue como se odió a sí mismo,y el nombre de Kattatsou(Kattatsou?Pero quién demonios era Kattatsou??),y su propio nombre que ya no recordaba.
Olvido.,..Silencio.....Mutismo inexorable de una Tierra  que le era hostil,y que,sin embargo,debía proteger,vigilante,dando vida a lo imposible.
Siete piedras a las que otorgara  sentido un día cualquiera desataron el  desastre.
Y la frase:"Si quieres odiarme,empieza primero por odiar tu propio destino,como lo hice yo",acuñada en un instante de ira suprema y grabada a fuego en la médula de sus huesos.
Porque eran huesos:huesos extraños,capaces de morir y de renacer,llevando en el tuétano la maldición del olvido .
No era una entidad ahora,sino una abominación.Había ascendido a lo divino y descendido al helado submundo de la nada.
.....................................................................................................................................................................................................

Cayó de rodillas.Alzó  la mano,y,repitiendo el gesto de aquel tiempo lejano,un gesto que marcara en su vida itinerante y rota un antes y un después,acarició los cabellos negros ,ahora mojados de sudor.
Y entonces habló:
-Un día ,muy atrás en el tiempo que suelen computar los hombres,te dije,Gohan, que deberías aprender a odiar tu destino.Y te di licencia para,luego,odiarme todo cuanto tú quisieras.Para odiarme infinitamente.-suspiró-Y no lo hiciste.Si habrás odiado tu destino o no,la verdad es que no lo sé...ni me interesa ya saberlo.Sé que lo asumiste como un hombre aun a esa tierna edad,sé que luchaste como nadie a tus años  lo hubo hecho(bueno,tal vez,ésa fue la herencia de tu padre),vi cómo enfrentaste,solo,los más atroces  desafíos.Te vi de pie frente a las abominaciones más espantosas que cualquier mente de cualquier raza pudiera imaginar:te vi jamás rendirte....te vi pelear,perder,ganar....y jamás envanecerte .Te vi triunfar sin que esa humildad tuya, o esa inocencia prístina,innata,dañaran tu natural orgullo(que yo sé que lo tienes:no en vano eres el hijo de un Saiyajin que se elevó por sí solo hasta un primerísimo rango  que nadie,te lo aseguro,nadie,ha sido ni será jamás  capaz de ostentar...salvo,claro,tú mismo).
Te vi niño y te vi hombre.Te vi en el más monstruoso desamparo y te vi  de pie,victorioso,cuando ya nada quedaba,ni siquiera el último recurso de la huida.
(CONTINUARÁ...)

Publicar un comentario