Escritos,historias y locuras.

domingo, 27 de noviembre de 2016

UN INVIERNO EN NAGANO:PARTE IV

UN INVIERNO EN NAGANO

 PARTE V



En una media tarde gris de otoño nos cruzamos en una calle ,de coche a coche ; apenas alcé la vista para mirarte. Creo que tú ni siquiera me reconociste.
["O tal vez sí me reconociste .Pero tu boca estaba cerrada para siempre... aunque yo aún no lo sabía..."]
Dolió muchísimo , me arrancó del agradable sueño al que me aferraba día a día , y me puso de pie en medio de la realidad . 
De una realidad que me causaba espanto.
["Y eso que yo aún no te conocía!..."]

IX
(Nagano , Febrero 8 , 2007]
No te he escrito en varias semanas ; perdóname. Pero es que lo que tengo que decirte es demasiado cruel.
Era a mediados de Diciembre ,según creo ,porque recuerdo perfectamente aquella cena con motivo de mi cumpleaños , en compañía de Benimaru y Joe Higashi [ambos eran amantes por aquellos días] ,en casa de Robert , en Osaka...la casa que compartíamos desde hacía un año atrás.
Aparte de referirnos cómo Shingo Yabuki había huído finalmente a Corea con Kim Kaphawn ["Cielos! Shingo era poco menos que un niño!"],a despecho de todas las suposiciones que indicaban que el así llamado "Maestro de Justicia" no deseaba prolongar su relación con el joven por no herir aún más sus sentimientos [y , acaso , los propios] , Benimaru me dijo ,como al pasar , que tocarías con tu banda en Tokio dentro de unos siete días , en una función especial de Navidad , como culminación de tu gira mundial.
Me parece ver todavía nítidamente el rostro ensombrecido de Robert , diciendo que él no podría eludir el compromiso de asistir , pues la corporación que su padre presidía [y de la que él era vicepresidente , principal accionista , y representante absoluto en Japón] , auspiciaba el evento. Tambien mencionó el cheque por seis millones de dólares que habías exigido como condición previa para tu presentación , y que , misteriosamente , no aparecía a nombre tuyo , ni de ningún otro miembro de la banda... Ni siquiera a nombre de tu representante...
["Seguro se trata de algun nuevo e ignoto amante" , pensé. Pero , en realidad , era una prueba más de que yo no había llegado jamás a conocerte.]
Robert palideció cuando le dije que lo acompañaría.
Esa misma noche , en la intimidad de la alcoba , me preguntó al menos unas diez veces si me hallaba dispuesto a hacerlo , si realmente estaba seguro de lo que había dicho.
-Desde luego . La deuda de sangre acabó con su derrota , y fui yo mismo quien tuvo el privilegio de humillarlo frente al mundo . En cuanto a lo otro...Quién puede ser tan tonto como para pensar por un solo instante en alguien que no ha hecho más que fingir continuamente , como parte de un plan urdido solamente para provocar su destrucción?
[Y yo estaba convencido de lo que decía , créeme. O , por lo menos , me sentía capaz de fingir muy bien , como el más consumado de los actores.]
Por eso insistí para que aquella noche fuéramos al teatro.
...............................................
Yo me sentía bastante tranquilo , resguardado. Robert era para mí como una muralla.
Lo único desagradable que podía percibir en el ambiente era la presencia de aquellos dos extraños hermanos , los Bogard. Yo ignoraba que estuvieran de regreso en Japón. A Andy lo noté muy desmejorado . Se apoyaba en su hermano para caminar , y sus ojos , antes tan extraordinariamente claros y brillantes , parecían carecer de vida propia.
Pobre "Lobo de Plata"! Jamás había sido objeto de mi simpatía personal , por un sinnúmero de razones , pero ,viéndolo ahora , presentía que su final también acaso estaba próximo... y que el nombre de su mal era impronunciable.
Me saludó débilmente , apenas rozando mi mano , mientras Terry me la estrechaba con aquel afecto brutal de siempre.
Nos separamos. Robert y yo nos ubicamos en un palco , con Ben y Joe , apartados de la legión zoológica de tus seguidores , de aquella triste fauna de adictos , depravados y perdedores que veian en ti a cada uno de ellos endiosado sobre el inútil pedestal de un escenario.
Gritaban tu nombre . Te adoraban . Te construían un altar con su infortunio , con sus frustraciones , con la euforia que los impulsaba a gritar su fracaso para que tú lo pusieras en música y palabras.
Debo reconocer que tenías un gran talento. Tu voz arenosa , grave , densa como tu sangre , y que parecía hecha a propósito para cantar con cinismo a los infortunios de la vida ; tus largos dedos que arpegiaban en seco las gruesas cuerdas de tu Rickenbacker , hiriéndolas , golpeándolas sin piedad , como cuando te enfrentabas a tus infortunados rivales ["Tan sólo estoy ayudando a tu suicidio"...] ; tu presencia , que era imponente , a pesar de que tu estatura [un metro y ochenta y cinco centimetros] no excedía mucho de lo normal... Quizás la clave estuviera en la línea perfecta y dura de tus largas piernas , y en la insólita amplitud de tu pecho...
Todo :cinismo, sarcasmo , crueldad , impasibilidad y desborde...
Todo arrebataba a aquellos desgraciados que hubieran vendido su alma por un roce de tus dedos...Qué va! Por una sola mirada de tus ojos de índigo violento.
Yo evitaba mirar tu cara , y me guiaba por ciertos comentarios que Benimaru le hacía a Robert : sin duda , estabas bastante cargado de sustancias prohibidas ,y ,tal vez ,también estabas ebrio. Se te veía mal , como caminando al borde del abismo... pero esta vez con un pie en el vacío.
Fue en uno de los últimos temas , cuando te quedaste solo , casi improvisando , bajo los reflectores azules , y el silencio de la sala se hizo ominoso , y sobre tu cabeza volaron las alas de un oscuro presagio.
La letra hablaba de olvido y de renunciamiento , de una obsesiva necesidad de provocar rencor , dolor , desprecio...
Y pude reconocer , herido , la melodía de aquel invierno en Nagano.
Intempestivamente , arrancaste de cuajo la primera cuerda. Y seguiste tocando . Alli fue cuando empecé a mirarte a la cara , y noté que tal vez tú me veías , y buscabas mis ojos.
Y tuve miedo.
[Si!... Yo , el "heredero del valor y del honor de los Kusanagi" , el mismo que te había vencido un año atrás , dejandote prácticamente destrozado en la arena...yo ,sí...tuve miedo!!!)
Entonces arrancaste la segunda cuerda . Tu grito se hizo más fuerte , como si te desgarraras.
-Algo no anda bien aquí- comentó Joe Higashi ; pero yo ya no escuchaba nada. Sólo tus dedos masacrando las dos cuerdas restantes , de la misma manera en que habías masacrado siempre tu vida... y la mía.
Y vino el tercer corte , y el delirio de tus fans , y tus ojos clavados en mí , demencialmente , desaforadamente ...
Despiadados...
Y tu risa , tu maldita risa de hiena cínica , que yo podía oír aun por sobre el formidable estruendo de equipos y amplificadores.
["Me engañaste , actor inmundo!"...]
Entonces...
La cuarta cuerda se llevó tu cuerpo , que cayó exánime , arrojando un magma púrpura y rojo violento por tu boca , tu nariz , tus oídos , tus ojos...
Te desplomaste justo a los pies del aterrorizado baterista , golpeando ruidosamente tu cabeza contra una distorsionada sinfonía de platillos deshechos.
El público [claro!] pensó que todo aquello era parte del show.
[Las sirenas que pudieron oírse poco después indicaban lo contrario.] 
Era tu agonía. Las arterias habian empezado a reventarse una tras otra , cansadas de soportar el paso atroz de los golpes de tu sangre.
 Te maldije.Te llame:"Hiena", y juré y perjuré que te destruiría de la peor manera, hasta verte arrojar por la boca la última gota de tu sangre nefasta, de aquel maligno tósigo del que tu propio cuerpo extraía aquello que tantas veces me habías dado...aquello que entraba , quemando , a mi cuerpo, que envenenaba mi boca como un licor de muerte, cuando debería haber sido elixir de vida.Segregado por tu cuerpo, saturaba mis labios y mi lengua, haciéndome cada día más y más adicto...Yo lo buscaba como un niño hambriento, o como un peregrino en el desierto que abre su boca a la gota de agua...sin advertir que es tan sólo un espejismo.
Consideré, horrorizado, que , ya que todos los fluídos de tu cuerpo estaban en mí, yo también era un maldito.
["Pero yo no te conocía!!!")

Publicar un comentario