Escritos,historias y locuras.

domingo, 27 de noviembre de 2016

UN INVIERNO EN NAGANO

PARTE VI

"El valor esencial está precisamente en la capacidad de permanecer al acecho en las tinieblas de la muerte y la inquietud."
(Mishima Yukio sama)




La última pelea, cara a cara, en aquel país extraño y lejano, después de no cruzar palabra alguna, fue la culminación de mi odio, del apremiante deseo de venganza que latía conmigo...
De mi amor herido y airado.
Comediante infame, absurdo payaso, simulador artero, bestia de apariencia humana, cobarde asesino de sueños...
Cada insulto se volvía un golpe.
["Pero...Por qué no te defendías???!!!"...]
Recibías los golpes y los insultos, el furioso enjambre de ira y palabras que partía al unísono de mis músculos y de mi boca...Te sacudías, siempre de pie, regando de púrpura cada vez más densa y oscura la inmensa vacuidad del suelo.
Tu rostro era una masa informe de carne sanguinolenta, resultado del embate frenético de mis golpes, que, como estocadas, buscaban tu muerte con la alegría brutal que suponía tu sufrimiento previo.
Quería verte padecer, ponerte de rodillas, contemplar cómo vomitabas con los postreros restos de tu sangre una última súplica...
Cuando finalmente caíste, arrastrando contigo los despojos de mi odio, y de mi desesperado amor, hubo un grito unánime de sentencia de muerte en todas las voces.
Un deseo de destrucción que flotaba desde siempre en aquella atmósfera casi circense que rodeaba la arena, se hizo vibrante llamado de muerte["Ay de los vencidos!", como en la antigua Roma].
Todos estaban ansiosos por asistir a tu derrumbe final.
Me acerqué a tu cuerpo caído.Tu cara era una máscara impasible bajo la sangre cárdena y espesa que brotaba incesantemente, coagulándose al instante...
Me acerqué, sí, para asestarte el golpe final.
E inexplicablemente...no lo hice.
Te miré a los ojos, y luego volví la espalda, coronando , en un solo gesto , toda la carga de mi desprecio.

VIII
Fue un año largo de beber olvido en la boca del hombre que ocupó tu lugar como mi amante.
Cuando supe que, una vez mas, tu complexión vigorosa, privilegiada, te había salvado de una muerte segura, te juro que me alegre muchísimo.
Sabía perfectamente que sufrirías aun más si morías finalmente víctima de tu propio e inexorable destino...
.........................................................................................................................
Estábamos todavía en el corredor del teatro , escuchando comentarios y desmentidos , observando el ir y venir de los oficiales de policía que trataban en vano de contener la embestida de tus fanáticos en su delirio final , y de hombres vestidos de blanco ... y más hombres vestidos de blanco ... los tubos de oxígeno ... el desfibrilador ...el plasma ...
[" Y yo ...qué esperaba para dar rienda suelta a mi rabiosa alegría ?...Acaso suponía aún haberte conocido alguna vez ?"]
No recuerdo ni por asomo cómo fue que el menor de los Bogard se acercó a mí , y tomó mi brazo con su brazo enfermo , sacudiéndome un poco , y luego me dijo :
-Todo ha sido por ti . El fingió que nunca había sentido nada , quizás también un poco para engañarse a sí mismo ... pero fue por ti.
-Pero...De qué estás hablando ?!...Qué es lo que dices ?!..
["Para qué ???!!!... POR QUÉ ???!!!...]
-Lo que oyes . Lo hizo para salvarte . Para dejar intacto eso que tú valoras tanto ... eso que llaman..."honor"- Andy hizo un gesto de náusea - Leyó todos tus escritos , y le pareció que habías ido demasiado lejos , que ya no podrías regresar ... si él mismo no hacía algo al respecto de inmediato . Con Terry lo encontramos aquel mismo día , en el baño del avión charter , cuando íbamos al torneo , tendido en el piso como un mendigo miserable , intoxicándose con el fantasma de tu recuerdo , mucho más que con las sustancias que se inyectaba , rogando que tú jamás conocieras la verdad : que había renunciado definitivamente a ti para salvarte , para proteger tu honra ...El jamás hubiera querido ver tu nombre arrastrándose por el fango... 
En medio de la obnubilación que la sustancia le provocaba , con esa mirada de adicto que entonces tenía , aquella vez nos lo refirió todo.
Y nos suplicó encarecidamente que jamás te lo dijéramos . Nosotros [yo , al menos] ,nunca hubiéramos creído que un hombre como él fuera capaz de suplicar nada a nadie .Pero así fue.
Mi hermano y yo estábamos obligados a guardar la promesa: él nos había ayudado siempre , sin preguntarnos jamás nada...

Creo que no escuché las últimas palabras de Andy... Creo que solamente las inferí ...
Corrí. Corrí al auto de Robert , quien me siguió y se obstinó en acompañarme.
Volamos al hospital.
Allí , en el último piso , se desarrollaba el acto final de tu trágico destino.
Me sorprendió ver a un sacerdote católico paseándose por el corredor ; sin duda , no era por ti . Siempre fuiste un descreído , un blasfemo más que un ateo , y aun renegaste de la vieja religión de nuestros antepasados . Cuando me veías orar ante el Shinto , implorando su protección o su benevolencia , reías:
-Crees acaso en serio que un montón de huesos podridos hace siglos podrán escucharte , Kyo-chan?
El sacerdote se acercó a Robert , y le dijo algo . Parecía realmente compungido .
-Kyo...-Robert sacudió suavemente mi cuerpo , que me pareció entonces de otro , extrañamente ajeno -El padre Flanagan es el destinatario de los seis millones de dólares del cheque por adelantado que pidiera Iori . Dirige un hogar para niños abandonados , aquí , en Tokio:un refugio para los chicos y muchachos de la calle ... Iori ha sido siempre su principal benefactor... El siempre le había rogado silencio acerca de esto , pero , ante lo ocurrido , el padre quiso venir a ver personalmente cómo estaba...
Apareció un médico ;frío y grave , como todos los médicos.
-Sólo un minuto.

Publicar un comentario