Escritos,historias y locuras.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

DOS ROSAS SOBRE LOS OJOS MUERTOS






DOS ROSAS SOBRE LOS OJOS MUERTOS

La cadena se había roto en mil pedazos.
Eslabones vencidos,nebulosa tórrida,bruma asfixiante...
Mis ojos....
Mi soledad es negra,oscura,como un túnel de lobreguez infinita.
Mis manos aferran trozos de nada,y mis pies desnudos sangran tiñendo las piedras seculares.
En el Santuario sólo hay silencio y vacío.
Es este dolor,este dolor punzante....esta lluvia de gotas espesas que cae bañando mi rostro,y el angustioso adiós que yo,deshecho, aniquilado,nunca pude darle...
El agua en mi boca es como un bálsamo,y me pregunto sin atreverme a elaborar una respuesta quién o qué apaga mi sed con una dulzura casi estudiada.
Es mórbido y voraz.Es insaciable.En tanto apaga mi sed bebe con infame desparpajo de los restos de mi cuerpo.
Mi cosmo,mi espíritu, van lentamente evaporándose con cada toque,con cada trago que voy dejando (sin quererlo!) en la avidez de sus labios,de su boca,de su lengua asesina,filosa , y acaso aserrada como una cimitarra.
Sin mis ojos no me es posible verlo.
Pero aún percibo la nefanda perversidad del aroma.Es embriagador...Es irrespirable.
Me mata y me devora lentamente.
("¡Amigos,no hay salida!...")
Pasan las horas.De mi cuerpo envuelto en la cabellera que me sirve de lecho forzado ya casi nada queda.La inexorabilidad del Tiempo y de la Moira han querido que mi muerte fuese así,de esta manera tan poco digna y heroica.
Huelo la humedad de su boca oscura.Duele como tal vez duela el Hades,o quizá más...Los dientes...Oh,los dientes!!Esas agujas de hielo que se clavan en la carne más pobre e infame de mi cuerpo gastado.
Hay viento.Oigo el ruido de las ráfagas heladas,y siento mi cabellera moverse con la furia del espíritu.
Pobre animal herido!Triste Dragón vencido!Es tu sino perecer de esta manera horrorosa,derramándote incesantemente como un cántaro en el pozo del pecado ,cuya paga ,
como siempre,es muerte.
Y es ésa la flor de cinismo de su voz: ironía meliflua de una garganta desvergonzada que no conoce ni el débil hilo de la compasión por los vencidos.
Murmuro nombres....Viejos nombres de otros cuyas imágenes se han quedado prendidas de mis retinas secas.
Es que yo,que ya estoy prácticamente muerto,aún lloro y clamo por los muertos.
Las lágrimas no salen,cosidos como están mis párpados por cien mil espinas.
La voz se muere en la intención inútil.
Ni un gemido,ni un lamento,ni una queja.
-Eres bello como un dios caído,Dragón enfermo de caricias ,masacrado por el rigor implacable de mis manos y mi boca.Nunca creí que ejecutar a un enemigo fuese una tarea tan placentera...Dime...no te agrada ser envuelto en esta muerte dulce como la sangre del granado en flor?
Derretirte en mi boca,con mis rosas prendidas de tus párpados...no te lleva al culmen de la gloria más inmunda y secretamente deseada por tu cuerpo....esa perfecta ánfora que jamás antes ha sido así vaciada ¿No sientes la saciedad matarte poco a poco,y el dolor entremezclarse con el goce,en tanto gota a gota vas dejando el reguero de lo que fue ...de lo que era...de lo que ya jamás será de nuevo?..
La segunda y ùltima rosa,la definitiva,vino a clavarse en mi pecho y la sangre se agolpò en mi ombligo.
Tibio y pastoso universo en mi piel...Desazòn de mi alma,cada vez que el torturador aroma de sus palabras cesaba,y mi cuerpo drenaba ,entre espasmos,para apaciguar su sed infinita e insaciable,gota a gota,el licor de su mèdula.
No sè cuànto durò el martirio,y jurè que de veras lo merecìa.
Nunca supe còmo fue interrumpido,ni còmo,pero un golpe seco,que mis oìdos percibieron como en la lejanìa de otro universo distante,detuvo la masacre.
-Quién tiene el derecho de llevar el nombre del ùltimo paladín de pie,sino yo?
LA voz sonò cercana.Era como una trompeta de bronce al fuego,pero,al mismo tiempo,helada,inmisericorde.
-Entre cientos de gargantas que mi Balmung ha cercenado sin remordimientos,èsta es la que menos significa...porque es la ùltima.
Balmung!
El nombre por el que tiemblan los cimientos del Walhalla,el Sol en movimiento,la fuerza levògira y dextrògira que los transmuta todo sin tocar ni un palmo de las cosas!
REcordè un guerrero rubio de complexión robusta,riendo ,jugueteando con las plumas de mi infortunado Cisne,ahora ya muerto,y llamándole "Lohengrin" con voz sonora.
REcordè,en un mar de hielo,la mirada cerùlea y voraz,pero mesurada,y el rictus amargo de su boca cada vez que la risa (producto del dolor) la abandonaba.
-La ùltima pluma del Lohengrin caìdo se plantarà en tu pecho,DRAgòn.Si fui grato a FAfnir,serè grato a tus ojos ciegos,y te llevarè conmigo más allà de estas nubes de plomo.
-Sieg...fried?-llamé.con el ùltimo hilo de voz que resonaba en mi garganta reseca.
La respuesta fue un sorbo agridulce de hidromiel celeste.
-Bebe,DRAgòn.
Hubo una pausa.
-Se ha deshecho Wotan,y los rayos de Donner ya no iluminan el universo.Ni aquì,ni màs allà.Todo està perdido.
-Q...quiènes quedan?
-Solamente tù y yo.
Suspirò,alzàndome por las axilas,y pegàndome a su pecho desnudo.
-Ya no quedan dioses ,ni gigantes,.ni dragones.Sòlo tù y yo,heraldo ciego de las tierras de Oriente.Quizàs un mundo nuevo se abra como estèril abanico,sujeto al vano capricho de los hombres.Ellos cerraron los ojos de los hèroes.
-Los...hombres?
-Los que no los merecen.Por ello es que morimos,por ello es que nos vamos,dioses,hèroes gigantes y dragones.Por la estulticia d los hombres.
SEntì un calor insòlitotraspasar sus hielos,y una mano acariciò mi espalda.
-ASCenderà de nuevo la serpiente en otros cielos.SERà otra vez tu mèdula y tu espina.
Buscò mi boca .Se la ofrecì porque era todo cuanto yo tenìa.
Y èramos uno,Oriente y Norte,en un blindaje extraño e inexpugnable,en una nueva raza inexistente,en un culto heroico destinado a perderse entre las nubes.
Alzamos vuelo en un ùltimo esfuerzo,entretanto el Santuario ardìa con los fuegos de la miseria:castigo justo a su inverecunda realidad forzada,purificación inevitable de su existencia contaminada por la infamia y la mentira.
-ADònde me llevas,Siegfried del Walhalla,si en tu universo tampoco hay un respiro?
-Te llevo por los tiempos y los siglos.A buscar un lugar màs allà del horizonte que ha estallado.Te llevo a proclamar que aùn exsitimos.A decirles a los hombres que ,en tanto el pensamiento y el recuerdo estèn consigo,no moriremos ni seremos extinguidos.
Fin









Publicar un comentario