Escritos,historias y locuras.

martes, 29 de noviembre de 2016

CARTA A UN GUERRERO SIN NOMBRE(SAGA SIETE LUNAS DEE AMARGURA):EL OTOÑO DEL GUERRERO

SAGA DE LAS SIETE LUNAS DE AMARGURA

CARTA A UN GUERRERO SIN NOMBRE

CAPITULO I: EL OTOÑO DEL GUERRERO







Era una tarde clara,algo fría.El ventanal le traía las siluetas de los árboles apenas amarillos de otoño,y un aire liviano que  rozaba los cristales entreabiertos.
Levantó  los ojos de aquella página 673 del libro de teoría matemática de Hillbert,y se llevó a la boca la taza de té,ahora casi frío.
-Madre-llamó.
.Milk entró,presurosa,con la tetera humeante,adivinando(como sólo lo hacen las madres) la razón del llamado.
Gohan no era un muchacho demasiado comunicativo:a diferencia de su padre y de su hermano menor,no disfrutaba engullendo cuanto le venía en mano;su naturaleza doble,híbrida,más pronunciada quizás por tratarse del primer híbrido de la historia entre un humano y un saiyajin,lo hacía señaladamente más sobrio en el comer y en el beber,y mucho menos demostrativo en la expresión de sus sentimientos.
No:Gohan no se parecía mucho a Gokou,y eso era,quizás ,la razón que llevaba a Milk a actuar tan sobreprotectoramente con él,descuidando a veces al pequeño Goten.
Noches enteras se había pasado ella junto a su cabecera,enjugando la frente sudorosa tras las frecuentes eclosiones de fiebre que seguían inexorablemente a cada una de las ya legendarias explosiones de su furia de humano-saiyajin.
Pero Gohan parecía indiferente a todo.Incluso a las atenciones de la "gentil señorita Videel",como Milk gustaba de llamar a la muchacha.
No había semana en la que la casita del monte Paos no fuera visitada,cuando no personalmente,por algún mandadero de marras,munido con paquetes de todo tipo,tamaño y forma.
Milk desenvolvía los paquetes encantada,ayudada por Goten,y ambos desfrutaban de las pequeñas y /o grandes cosas que la interesada muchacha enviaba al supuesto"galán de sus sueños":chocolates,ropas deportivas provenientes de las más afamadas(y costosas!) casas del ramo,perfumes(que Gohan jamás usaba),zapatos,botas,zapatillas de tennis firmadas por el flamante campeón mundial inmediatamente después  de haber obtenido su campeonato;entradas para el teatro,para el cine,o para recitales de las bandas más famosas;pasajes de avión(totalmente innecesarios..pero...qué detalle!) ,y servicios completos para cruceros románticos por los mares del Sud....
Todo era examinado por la afanosa madre,elogiado,y disfrutado,cuando ello era posible,en familia..pero sin la presencia real del principal destinatario.
Es que Gohan habitaba en su  mundo  pequeño,y, a la vez,inmensamente grande.
Un mundo en el que tan sólo había espacio para el amor de su familia,y para......
Cerró los ojos,sorbiendo el té, que sabía a naranjas agridulces(por qué  había asociado siempre este sabor con....?.
Cerró los ojos y dejó que el calor  del té limpiase los restos de dolor acumulado en su garganta.
(Cómo se hace para soñar cuando un sueño es imposible?)
.....................................................................................................................
Nada dijo.Al caer la tarde salió al jardín y oteó el horizonte.Tenía puestos los pantalones a la turca(los azules con sombras de violeta) y las babuchas,nada más...pero no sintió frío.
Unas campanadas lejanas tocaban a la oración. Las cinco de la tarde.
-Hola
Desde miríadas de kilómetros había reconocido el ki,y desde años luz sería capaz de identificar  esa voz.Una voz grave,fría,severa.
Una voz de noche, una oscuridad en la que de pronto irrumpe el viento
-Señor Piccolo!
Gohan no sabía cómo hacer para disimular su alegría.Aunque  quisiera mantenerse serio y circunspecto en una pose de pretendida indiferencia,el brillo de sus ojos lo traicionaba.
-Has crecido más de lo que pensaba.
(Entonces...pensaba en él!!!Pensaba en cómo crecería,en cómo serían sus días y sus noches....pensaba en el discípulo solitario del que fuera sombra en la niñez!Pensaba en él incluso ahora,cuando la adolescencia casi había pasado,y el efluvio inocente  de un tiempo que parecía muy lejano empezaba a disolverse en el olvido!)
-Usted está siempre igual,señor Piccolo.
Era cierto.Ello era así desde que,añares atrás, en un pasado remoto ,el ancestro oscuro del Namekuseijin  pidiera la juventud eterna.
La curiosidad de Gohan había ido creciendo con los años,Había sido,realmente,aquel Daimakou,su verdadero padre?Él,Piccolo,lo conosideraba así,o simplemente se sentía arrojado a una existencia no querida,no deseada,como un brote solitario que hubiera logrado fructificar entre miles de yemas secas,abortadas e inútiles?
Nunca se había atrevido a preguntarle,ni tampoco estaba dispuesto a hacerlo ahora.
Sabía,eso sí,que los Namekuseijin no poseen el concepto de paternidad como los humanos o los Saiyajin..y que el de maternidad les es completamente desconocido.
Lo había averiguado durante sus largas charlas con Dendeh.Curiosamente,quizás por la edad,o el tamaño,se sentía más cómodo inquiriendo al pequeño  ,convertido ahora en sucesor del gran Kamisama.
Porque aquel gran Kamisama,el del largo reinado lleno de obstáculos,no era otro que el que él mismo,Gohan,tenía ahora delante de sus ojos:se había reunido finalmente con su sombra,con su parte oscura:el Piccolo,el hijo del sombrío Daimakou..
Gohan quería invitarlo a pasar a la casa,pero sabía que  el hijo de  Namekusei amaba los espacios abiertos y las caídas de agua,los árboles de copa generosa y los páramos gris -verdosos teñidos de ocre en el otoño y de luces de oro en primavera y verano.

Publicar un comentario