Escritos,historias y locuras.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

CARTA A UN GUERRERO SIN NOMBRE:CAPÍTULO III:"LA LLUVIA Y UN AROMA DE CASTAÑAS"

CARTA A UN GUERRERO SIN NOMBRE

CAPÍTULO III:LA LLUVIA Y UN AROMA DE CASTAÑAS




Dos horas más tarde,en tanto la lluvia deshilvanaba una danza en las hojas y en las copas de los árboles,una danza cuya música era la canción de los cuatro vientos en un coro de nubes grises y azul turquí,la cueva se había inundado por el aroma de las castañas asadas que Gohan había puesto sobre el fuego.Un fuego lento y cálido,salido de un simple trozo de madera seca y de un imparable  haz de luz violeta:el de los ojos de Piccolo.
("Usted no me dijo que usaría sus ojos!")
("Tampoco te dije que NO los usaría,mocoso de porra!")
Gohan sonrió al compás del lejanísimo recuerdo.Piccolo estaba inmóvil,cruzado de brazos,levitando en la lluvia,a la entrada de la cueva.
-Señor Piccolo-se atrevió a decir,con una voz suave-Sé que usted no come....pero,.por favor,venga a experimentar el aroma de estas castañas que he cogido casi por casualidad.
("No las has cogido casi por casualidad.Fui yo quien te las di.Exactamente como aquellas manzanas...")
Piccolo volvió la cabeza para mirarlo.
Gohan era ya casi un hombre,pero él quería ver de nuevo al niño...
("Tan sólo soy un viejo obstinado y cansado",se dijo,"Él es ya un hombre,,,,un adulto..con pasiones y necesidades de hombre....")
Gohan,sin embargo,conservaba intacta su inocencia.Jamás había tocado a muchacho o a mujer alguna....salvo para tomar su mano en un gesto que siempre era más de sincera amistad que de ota cosa.Ni siquiera había besado a nadie,salvo a su madre,y ello sólo cuando era más joven.Ahora,como era(tal vez muy a pesar suyo) "el hombre de la casa",y las finanzas de la familia habían caído en un peligroso declive,trabajaba la mitad del día,dedicando la otra mitad al estudio y al entrenamiento en solitario....cuando no se ocupabe él mismo en ayudar a Goten con el suyo.
Pero Goten era ya casi  un adolescente.....y las más de las veces escapaba sin rumbo fijo....A veces.con Trunks....Otras,a una misteriosa casita situada en lo más recóndito de  ese mismo bosque....
Gohan jamás le había preguntado nada.Ni pensaba hacerlo.Era un  muchacho de suyo muy reservado,y sabía muy bien que el extrovertido Goten terminaría narrándole sus aventuras,por supuesto convenientemente aderezadas con situaciones y encuentros increíbles,como pterodáctilos rosa,megaterios púrpura a lunares rojos,y cosas por el estilo.
Piccolo descendió suavemente,se puso de pie,y entró a la cueva,aspirando el  exquisito aroma.
-No es que yo no pueda comer,Gohan.Es que no lo necesito.De hecho,cuando necesitaba crecer ráipidamente para enfrentar a tu padre,comí carne y pescado,que yo mismo cacé y pesqué...
-Es cierto eso?
Piccolo asintió,y tomó una de las castañas doradas.Miró a Gohan sin que su mirada fuera advertida,y vio los hilos tostados de oro y marrón,los mismos,brillantes,bellísimos,que podía contemplar a su gusto en los ojos del muchacho.

Publicar un comentario